El enemigo en casa Por Tantotiempoatras

“Todos tenemos un padre, pero no porque dios no exista, debe ocupar su lugar”
Dreamers- Bernardo Bertolucci

Estamos contra la policía y el estado, en contra de la moral de la iglesia y las creencias autoritarias que emergen de sus enseñanzas. Pero hay otro enemigue mucho más cercane un enemigue que duerme en la pieza del lado, que además te ha acompañado toda la vida, dando lo que según él es lo optimo. Por supuesto la imagen familiar es tan extensa como humanes, no podemos meter a todes les padres dentro del mismo cajón, el problema que acá quiero presentar no son los permisos concedidos o las discusiones que se puedan trabar bajo cada techo, el problema es el padre o madre como ese cuasi dios, que más allá de las normas y deberes que da, es el que aporta un refugio, una alimentación, una presentación del mundo, el primer espacio de comunidad que llegamos a conocer, en otras palabras la familia entrega la primera ideología. Bajo sus lógicas nos desarrollamos, comprendemos el amor y la violencia, nos creamos pequeños y grandes desafios, nos preparamos para interactuar con los pares y las demás personas, asumimos ciertos miedos y valentías.
Puedes liberarte de mil trabas, pero les padres siempre estarán, es un lazo invisible que te ata a una historia, quizás la única historia certera que puedas conocer, te dice de dónde vienes y te da malos ejemplos de vuestras herencia, te das cuenta que compartes la voz, la mirada, la estatura, la postura del cuerpo, ciertas obsesiones, etc. Entonces un miedo aplastante y sigiloso dice: de ahí vienes y allá vas.
Quizás es el miedo más fuerte que pueda atacar, ver en les padres todo lo que no hay que ser, sus miedos, sus fracasos, sus aspiraciones , todo ha sido parte de la ideología que ha dado una vida de experiencias, para muchos marcada por la dictadura, desde uno u otro lado, ha sido la disciplina y el terror su escuela.
Quizás algunes tienen suerte, sus padres fueron progre, dejaban fumar marihuana, iban orgullosos al colegio cuando llamaban apoderado, los defendían, los comprendían, sí, hubo suerte. Pero ¿hasta dónde llega? ¿Dónde está el sujeto? ¿En qué momento dejas de ser una herencia y eres parte de tu propia identidad?
Nietzche sugirió matar a dios, matar al padre, pero ¿acaso los muertos no se recuerdan? ¿acaso no son los muertos los que se convierten en héroes o mártires? Sí, hay que matar al padre, pero de tal forma que no estorbe.
Díficil siempre tocar el tema, todos tenemos padres y de un modo u otro tenemos algo que agradecerles, eso va más allá de nuestros valores, de nuestra moral, algo agradecer, así como algo enjuiciar, cada protector es a su vez un gendarme. De las tantas trabas de la vida occidental, es la que tiene al enemigo más difícil, es ese enemigo que está casi dentro de uno mismo, y que cuesta más matar. Yo no pude, dejé la casa, dejé su moral, dejé sus costumbres, pero no pude, sólo me quedó casi como una reivindicación bastarda del hijo del psicoanálisis y la psicomágia, asumir que mis padres son mis enemigos, y que sin embargo los perdono, quizás es ficticio, pero eso hago cada vez que debo verlos; los escucho, los contradigo, nos enfrentamos y antes de odiar digo, no tienen la culpa, los educaron para esto, son sólo la respuesta de un experimento sin variables, los perdono por ser lo que son.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s