Las otras historias del Winnipeg y del exilio español en Chile

Eduardo Godoy
El Surco Nº39, Septiembre- Octubre 2012

winnipeg

   Se cumplieron 75 años desde el arribo del Winnipeg a Chile el pasado 3 de septiembre. Sin duda la experiencia del destierro, del exilio, fue traumá- tica para los perdedores de la Guerra Civil en España, para los que sufrieron en carne propia la violencia despiadada del franquismo y sus secuaces civiles, laicos y religiosos. El fracaso no sólo fue político (y epistemológico), sino también existencial, especialmente para aquellos que soñaron tercamente con un mundo más humano, fraterno, ajeno a la explotación del hombre por el hombre. Para aquellos que repudiaron la autoridad, en todas sus formas, que colectivizaron los campos y fábricas, y que pagaron caro, muy caro, el pecado de aspirar a un futuro mejor para sus hijos y descendientes. La guerra, fratricida, generó una fisura existencialcolectiva, una fractura socio-cultural en España, pero también una herida individual, sangrante, en los que emigraron forzadamente a distantes localidades y regiones, dejando el “terruño” que los vio crecer (“sólo con lo puesto”) y sabiendo que muchos de sus familiares fueron fusilados, mutilados y perseguidos; que la saña franquista, que contó nada menos que con el apoyo de Hitler, no les tuvo piedad, ni compasión.

    En Chile, de los más de 2000 tripulantes del Winnipeg, fueron pocos los que alcanzaron cierta notoriedad, desempeñándose en diferentes ámbitos de la cultura, las humanidades y las artes. El historiador Leopoldo Castedo y el pintor José Balmes son una muestra de lo anterior. Otros, ni tan célebres, ni tan populares, desconocidos y ajenos a los círculos intelectuales oficiales, tuvieron que rehacer sus vidas en éstas tierras, distantes y hostiles, añorando volver algún día a España, denunciando entretanto los terrores del franquismo, pero también las cobardías y claudicaciones de muchos republicanos, comunistas incluidos.

El periodista autodidacta y anarcosindicalista, (Fernando) Solano Palacio, entre otros, fue uno de ellos, anónimos luchadores. Arribó a la ciudad de Valparaíso en 1939 a bordo del Winnipeg, pero de polizonte ya que su solicitud fue rechazada por el poeta Pablo Neruda y sus colaboradores comunistas en Francia. ¿El motivo? Su militancia política, era miembro activo de la C.N.T.-F.A.I., una figura pública del periódico libertario Tierra y Libertad en Barcelona. En su libro “El Éxodo. Por un Refugiado Español” editado en la ciudad de Valparaíso (en 1939 por Ediciones Más Allá) nos relata, desde su experiencia, personal y militante (subjetiva), los pormenores de su travesía, de su diáspora, extensible a otros casos. Respecto de la labor del vate Pablo Neruda -estalinista por ese entoncesseñaló tajantemente y sin ambages: “(…) El señor Neruda apela a todos los medios, por innobles y desleales que éstos sean, para rechazar el mayor número posible de anarquistas, embarcando comunistas en su lugar, sin que esto sea óbice para que, valiéndose de su cargo de agente consular, ponga sus actividades no al servicio de Chile, y si al servicio del Partido Comunista y de sus amistades (p. 95)”. Demás está decir que Solano Palacio, tras su larga estadía en Chile, nunca perdió el contacto con sus compañeros anarcosindicalistas españoles, de la C.N.T., muriendo enfermo y viejo en España (en Gijón) en 1974, tras su retorno.

     Otro “refugiado”, más desconocido que Palacio, fue el anarcosindicalista César Flores, quién aparece consignado en los registros oficiales del contingente del Winnipeg que llegó a Chile, no obstante, no se tienen mayores antecedentes de su persona, ni de su familia, sólo las informaciones (escasas) proporcionadas por el periódico ácrata Vida Nueva de Osorno, editado entre 1934 y 1942. De hecho, en el libelo se señaló, que falleció en la ciudad de Osorno el día 9 de enero de 1940, oportunidad en la que se mencionaron algunos de sus datos biográ- ficos, legados hasta la actualidad. Gracias a ellos sabemos que fue oriundo de Cataluña, que se desempeñó a lo largo de su vida como albañil y que fue parte de los refugiados que arribaron a Valparaíso en el Winnipeg el 3 de septiembre de 1939. Desconocemos si tuvo inconvenientes con Neruda por su militancia o si la omitió para evitar su individualización. Desde Valparaíso se trasladó a Temuco, pero en dicha ciudad “(…) no encontró un ambiente propicio para dar satisfacción a sus inquietudes de viejo pero dinámico luchador anarquista”, según señalaron sus compañeros de Vida Nueva. Posteriormente se radicó en Osorno, importante reducto ácrata donde la presencia de la F.O.L.O. (Federación Obrera Local de Osorno), la sección regional de la anarcosindicalista C.G.T. (Confederación General de Trabajadores), era activa desde 1931 tras la rearticulación del anarquismo criollo una vez finalizado el “terror ibañista” (1927-1931). Flores, colaboró como redactor en el vocero austral de la C.G.T., el periódico Vida Nueva, hasta el día de su muerte, de hecho dos días antes de su deceso había redactado una crónica titulada “Instantánea de la Guerra”, publicada póstumamente en el periódico ácrata.

     El día 10 de enero de 1940, el anarquista catalán fue sepultado en el Cementerio Católico de Osorno gracias a las gestiones del anarquista local Antolín Moreno Quilodrán (1905-1999), constructor, miembro de la C.G.T., en la misma tumba de Osvaldo Solís Soto, talabartero anarquista asesinado en la Plaza de Armas de Osorno el día 27 de diciembre de 1932, en un enfrentamiento con la policía local tras la realización de un comicio público. Según señaló Vida Nueva “(…) se confundirán en la tierra común, dos hombres, de dos pueblos que tienen también intereses comunes que defender”. A su entierro concurrieron, pese a la “copiosa lluvia”, representantes de gremios locales de la C.G.T. (incluyendo el Secretario del Consejo Regional), un grupo de refugiados y varios miembros de la Colonia Española de Osorno “(…) por supuesto de los que no comulgan con el españolismo de Franco”

• La tipografía, que ilustra encabezado de este articulo, se llama Epístola y fue realizada por Jko Contreras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s