Silueta de Agitadores. Wenceslao Canales Andrade: Peluquero, naturista y anarcosindicalista osornino (1910-2006)

Publicado en El Surco Nº45, Mayo 2013
Por E. G. S.

silueta de agitadoresWenceslao Canales Andrade nació el día 16 de septiembre de 1910 en la ciudad de Osorno, en Rahue Bajo. Se desempeñó a lo largo de su vida como peluquero, oficio que aprendió de forma autodidacta en un salón ubicado a comienzos del siglo XX, en la calle Justo Geisse, en las inmediaciones del Cementerio Católico de la ciudad. Partió haciendo aseo, y poco a poco, fue aprendiendo a cortar el cabello y el oficio con destreza, observando a los peluqueros “profesionales” del local, según el relato de sus hijas. Tempranamente le diagnosticaron epilepsia, después de sufrir sucesivos y violentos ataques en el salón donde oficiaba de aprendiz. Desde ese momento y por influencia del penquista Juan 2° Montoya, quien arribó a la ciudad de Osorno en 1929 huyendo del terror ibañista, se hizo naturista y tuvo sus primeros acercamientos con los grupos anarquistas locales que comenzaban a constituirse en la ciudad, a pesar de la represión de la dictadura del general Carlos Ibáñez del Campo (1927-31). Era ateo y no tuvo ningún vicio: no tomaba, no fumaba y no comía carne. Era vegetariano y practicaba una estricta dieta y estilo de vida. En concordancia con sus postulados, estudió trofología y trofoterapia -por correspondencia- en la Escuela de Naturismo Eutrofológico, dirigida y fundada por el doctor José Castro, en Valencia (España). Novedoso curso que constaba de 390 lecciones y 7 asignaturas. Su vegetal favorito era la acelga que sembraba en su huerta personal, a la que le dedicaba gran parte de su tiempo. Era seguidor del naturista Manuel Lezaeta Acharán.

En las postrimerías de la dictadura ibañista, sufrió los embates represivos del régimen autoritario. Con Juan 2° Montoya y otros anarquistas se fondeó en los campos circundantes a la ciudad de Osorno en “hoyos tapados por ramas” hasta la finalización de la dictadura en julio de 1931. En noviembre de ese mismo año, participó en la fundación de la Federación Obrera Local de Osorno (FOLO), sección sureña de la CGT, constituyéndose como un activo miembro desde su creación, alcanzando cargos directivos gracias a su tesón, compromiso y obsesiva responsabilidad. De hecho, se desempeñó hacia fines de la década del ‘30 y comienzos del ‘40 como su Secretario General. Paralelamente, participó además, en el Centro Naturista de Osorno, fundado por el mutualista Feliciano Carrasco, ocupando el cargo de Secretario General en 1932, en compañía de otros anarquistas locales como Osvaldo Solís Soto y Antolín Moreno Quilodrán, también miembros la junta directiva de la organización.

Contrajo matrimonio con Norma Estela Rosas Rosas, el día 16 de julio de 1946, con quién tuvo cuatro hijas, las que aprendieron el oficio de su padre. Tempranamente quedó viudo y desde ese entonces dedicó gran parte de su vida y esfuerzos a las actividades societarias y sindicales. Tras la muerte de su amada compañera su personalidad cambió. Sus hijas lo describen, a partir de ese trágico hito, como un sujeto “hosco”, “serio” y “poco afectuoso”. Fundó en la década del ‘30, el Sindicato de Peluqueros de Osorno, ocupando indistintos cargos directivos durante varias décadas, al igual que su hijo Ciro Canales Ramírez (hijo de su primera pareja). Fue miembro de una Cooperativa de Vivienda y del Centro General de Adelanto de Rahue, en la década del sesenta; y se constituyó como un activo defensor del Río Rahue y de su querido barrio (Rahue Bajo), hasta su muerte. A comienzos de los noventa formó junto a otros longevos vecinos, el Comité de Defensa de Rahue Bajo, para presionar a las autoridades, en busca de soluciones, tras las sucesivas inundaciones por las crecidas del río que afectaron a la localidad. Fue el gestor y fundador del Centro de Estudios y Cultura Naturista de Osorno que vió la luz el año 1974 y propició una serie de actividades -hasta la década del 90- con la finalidad de difundir los principios naturistas. De hecho, participó el año 1983 en el Congreso Nacional Naturista celebrado en Talca, organizado por su viejo amigo “el negro” Montoya; y vendió en Osorno el boletín dirigido por éste: “La Voz del Naturismo”. Siendo anciano fundó la Asociación Gremial de Pensionados, Montepiados y Similares de Osorno. Falleció el 8 de enero del 2006, producto de una bronconeumonía. Una década antes había escrito su libro: “La epilepsia no es hereditaria y tiene cura natural” (1992), al cual le había dedicado varios desvelos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s