¡A dar el siguiente paso! Evaluación crítica y propuestas para el anarquismo santiaguino.

Por el watón de la feria, la fracción cuerda de Kontrakondukta

que nos paso

Primera Parte

Reconozco que el artículo anterior lo escribí al puro peo, sin mayor fundamento y generalizando bastante. También creo que se cometieron bastantes interpretaciones erráticas, que era esperable porque el texto no tenía nada de serio. Además de esto hay gente pituca que quiere que uno hable como cuico, como se habla en la universidad. Esto no es un simposio ni una ponencia, no sea weón/a. Había otro más weón, que me alegó por poner una foto del Sintec; lo que importaba era la huelga, no el lienzo del Sintec, aweonao. Para terminar con mi autocrítica, fue chistoso darme cuenta que efectivamente en muchos casos tengo un tono inquisitivo y otras veces directivo-correctivo, “leninista”; siendo que es el leninismo al que combato. Dicho esto, no deja de ser cierto que la vejez senil de Santiago -de antemano se entiende que no son todxs lxs viejxs anarcxs, hay excepciones- les hace lobotomías a lxs cabrxs chicxs; y qué capacidad tiene un niño de rebatir, que recién está descubriendo el anarquismo, frente a un veterano con miles de experiencias, prácticas y lecturas a sus espaldas –eso no significa considerarlxs tontxs!-. Pero como no hay primera sin segunda, y mi trabajo es molestar, me he tomado un poco más en serio este “llamamiento”, sus críticas a estos 25 años y las propuestas que se pueden esbozar.


 ¿25 años de recomposición?

Esta bien, lo primero que se debía hacer a fines de los 80′ y principios de los 90′, era propaganda: Nadie conocía ni lo más mínimo de la idea, sus principios básicos, sus propuestas, su praxis. Había que hacer periódicos, panfletos, revistas, editar libros, abrir bibliotecas, todo en pos de socializar la anarquía.

Esta propaganda en sus orígenes fue algo disfuncional: no se manejaba bastante información sobre el tema (un corpus adecuado), no se tenían referencias históricas sobre el anarquismo en Chile con su diversidad de experiencias y prácticas, se conocía poco de la historia “universal” –por así decirlo- del anarquismo, y la tecnología de las comunicaciones a fines de los 90’ no nos acompañaba mucho.

Pero en el camino nos quedamos pregonando lo que es la anarquía, lo que puede ser, como se manifiesta, como se organiza.  El enfoque se quedó centrado en la propaganda, en lo que “puede ser” el anarquismo; en términos de proyecto hubo bastante poco   -insisto, dado que se leyó mal el artículo anterior, comparativamente; en ningún momento negué el trabajo en pobla, solo dije que comparativamente tiene menos gente comprometida que el trabajo de propaganda-

En ese sentido, no deja de ser menor recuperar una memoria histórica y sistematizar conocimientos y discusiones en las actividades de propaganda: Combatir y superar la censura epistémica con trabajos sobre la “historia” del anarquismo resulta fundamental, en el sentido de que nos recuerda de donde venimos, le tapa la boca a la distorsión y silenciamiento que hemos sufrido en la historia, recupera un discurso silenciado por décadas de tergiversación marxista y burguesa, y también pone en pie nuestra existencia: derriba mitos, hace hincapié en que existimos hace más de cien años y no somos una “moda” pasajera, entre otras muchas cosas.

En los últimos 10 años se ha ido desarrollando un trabajo continuo de recuperación histórica –archivo histórico la revuelta, ya extinto, y muchas obras referentes al tema lo demuestran-, en conjunto con diversos trabajos de pequeñas ediciones –con autores clásicos y contemporáneos del anarquismo- y actividades de difusión del ideal: talleres de historia del anarquismo, lanzamiento de libros, talleres de introducción al anarquismo, y el mítico “marzo anarquista” del 2007-2008-2009. Recordemos que el 2007 el texto del historiador marxista Sergio Gres Toso, “La alborada de la Idea en Chile”, una historia del anarquismo que no nos trata muy bien que digamos, era uno de los pocos textos socializados sobre el anarquismo en Chile; hoy ha sido ampliamente superado por una diversidad de autorxs propiamente anarquistas.

Estas experiencias históricas –desde 1890 aprox. Hasta 1973- nos hablan de grupos de afinidad, de cultura libertaria, de distintas iniciativas sindicales (IWW y Forch), de trabajos territoriales, de aunamiento sindical a fines de los 30-40 –CGT-, del antifascismo, de veladas culturales, de escuelas de pedagogía libertaria, de grandes imprentas que sacaban cientos, incluso miles de ejemplares; ese pasado nos habla de federaciones anarquistas, y de solidaridad activa a les preses anarquistas que era capaz de sacar a lxs compas de prisión –a punta de huelgas generales, sabotaje, solidaridad activa-. Hablamos de lo bonito que fue el pasado, y somos incapaces de ponernos de acuerdo para llevar a cabo esos proyectos

Nótese que, si bien realicé esbozos generales, las críticas están enfocadas en la “escena” anarquista de Santiago. En el centro norte, centro sur, norte, sur, y extremo norte y extremo sur –si es que hay organizaciones anarquistas al sur de Puerto Montt, lo desconozco- las cosas son bastante distintas; su problema es más bien numérico y las enormes distancias que hay –a veces- entre un grupo y otro.

Sobre esos supuestos “anarco-sindicalistas”

Imagen extraida de Acción Directa, Segundo Semestre 2007.

Imagen extraida de Acción Directa, Segundo Semestre 2007. “¿Por que los anarquistas rechazamos la plataforma?

El problema para mi, en Santiasco, radica en que nos masturbamos mucho con el pasado. Hablamos tanto del anarcosindicalismo, de las diferencias que tuvo en su seno por los años 20-30 en Chile, inclusive de las posturas de otrxs anarquistas que no eran precisamente “anarcosindicales” pero si estaban en el movimiento obrero, como los especifistas. Hablamos, hablamos, hablamos; estudiamos, estudiamos, estudiamos; somos ñoñxs con libros entre brazos, y a esa gente pocas veces –casi nunca- la he visto apoyando una huelga, o asistiendo a una marcha en solidaridad con lxs trabajadorxs.

Sin ánimo de chupar el pico como decían por ahí, lxs únicos que volcaron buena parte de sus esfuerzos en esa área fueron lxs plataformistas (Fel, u OCL que es lo mismo). Pero ellxs al hacer esa “pega”, dejaban de lado su “anarquismo”, empezaron a pintar la banderita chilena por todas partes, y hasta un supuesto dirigente sindical “anarquista” dijo que lxs anarquistas tenían vocación de poder para una entrevista de un medio burgués de prensa.*

http://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2014/08/955977/anarquistas-ganan-terreno-en-sindicatos-e-incluso-asesoran-en-negociaciones

Cada cinco minutos gritan poder popular, le hacían homenaje a Miguel Enríquez y cualquier weón/a del MIR –como el “frente” de trabajadoris Ernesto Miranda- . Empezaron a conquistar dirigencias y a partir de allí hacer “la política”. Pasaron entonces, de la lógica electoral en el movimiento social a la lógica electoral presidencial/parlamentaria, un devenir esperable para todes el/la que busca la conquista del poder, no su destrucción.

Hay que hacer énfasis en esto, el trabajo anarquista en el movimiento de les trabajadoris –que no es lo mismo que anarcosindicalismo- no puede venir de la mano de la conquista de las dirigencias o un ocultamiento feroz del discurso, sino más bien, de un trabajo de base y a pulso, tendiendo a la horizontalidad, la acción directa, el apoyo mutuo, la autogestión. A prácticas y cultura libertaria.

No digo estas palabras al puro peo, insisto! El miércoles 29 de julio a las 19 hrs se realizó una marcha en solidaridad con el pike cal y canto en toma, que está a cargo de la multinacional CCL3 que hace más de un mes no le paga el sueldo a lxs obrerxs, lxs tiene subcontratadxs, trabajaban hasta 12 horas diarias y muchas veces tenían descuentos por estar enfermxs en la mutual, inclusive de bonos, entre muchas otras falencias…. ¿Cuántos anarquistas habían en esas instancias, de esos que llenan las salas, los auditorios, los centros “sociales”, cuando se habla de anarcosindicalismo o anarquismo en el movimiento obrero? No habían más de 10 anarquistas entre una marea de 1000 marxistas. No había más de 10 anarquistas –estoy exagerando la cifra, probablemente eran 5- apoyando ese día la huelga. Vaya forma de construir anarquismo.

Huelga

Hay anarquistas en Santiago, por ejemplo, que se declaran algo así como “anarcosindicalistas-anarcocomunistas”, que siguen bastante la tradición de la CNT española, son fanáticos de la revolución de 1936 y son bastante ortodoxos para sus cosas. Esa gente se “moviliza” por las huelgas de España, y no se moviliza ni apoya las huelgas que suceden en Chile –lo digo con conocimiento de causas, este año no los he visto ni en pintura-. Yo no niego el internacionalismo, pero acaso ¿No vamos a apoyar las huelgas que suceden en el territorio porque “no son anarquistas”? ¿Y si magno Espinoza y María del Tránsito Caballero hubieran pensado lo mismo, en qué estaríamos?

Pretender que de la noche a la mañana el movimiento de les trabajadores se va a “imbuir” mágicamente de anarquismo, que van a des-jerarquizar sus relaciones apenas nos vean y declararan la “huelga insurreccional” hasta el comunismo libertario, es bastante absurdo. Eso requiere de una actividad constante y sin tapujos, de compromiso, y no de actividades esporádicas una vez cada dos años realizados por dispersos grupos de afinidad de 2 personas.

Las insurrecciones son sociales. Por aumentar las capacidades de destrucción

insurreccion-300x199

He ahí también que, cada vez que algunes “insurres” toma un suceso histórico de insurrección –anarquista o no-, se desentienden del trabajo a pulso anterior –ojo, trabajo a pulso es más que las insurrecciones que le antecedieron-. Pueden rescatar muchas cosas de la Revolución Española, pero desconocen el trabajo de la CNT y de la FAI anterior al estallido. Probablemente, si la CNT no hubiera tenido tal campo de influencia y más de un millón de afiliados, y la FAI no se hubiera armado antes, otro gallo muy distinto cantaría (Otra cosa es la traición de la cúpula CNT-FAI, su participación en el gobierno de la generalitat y lxs “anarcxs” ministrxs).

Admitámoslo, el anarco-individualismo/nihilismo/insurreccionalismo tendrá gente con coraje, memoria histórica y buena labia, pero nunca protagonizó una insurrección; insurrección que siempre es social y por necesidades concretas/coyunturales –hambre, miseria, desempleo, precarización, crisis, crímenes de estado y asesinatos políticos-.

En ese sentido, las insurrecciones siempre han tenido mayores capacidades destructivas que cualquier guerrilla reducida (sea marxista o anarquista), o cualquier individualidad salvaje –aunque sea un Ted Kacynski-. Una jornada de protesta como la del 28 de mayo en $hile, con bancos y farmacias ardiendo, policías herides, barricadas levantadas desde las 7 de la mañana, tomas de liceos y universidades, enfrentamientos de cientos de personas contra piquetes de pacos, y barricadas al frente de la moneda, causaron bastante mayor capacidad destructiva que años de bombazos en una región que hace gala de ser de las más “insurres” del mundo, junto con Grecia, Italia, México, etc.

Entonces, es difícil hablar de insurrección, sin hablar antes de trabajo a pulso y de “base”. Las insurrecciones como la griega del 2008 no fueron levantadas en el aire, y el papel de lxs anarquistas fue crucial no solo por su empuje espontáneo, sino también por sus más de 120 años de trabajo en ese territorio, por sus organizaciones, por su trabajo incansable en la universidad, el sindicato, el barrio, dentro y fuera de la cárcel.

Una propaganda escasa y mal hecha

Hay un problema fundamental en como planteamos el anarquismo comunicacionalmente. Está bien, podemos estar en contra de esconder nuestro discurso –como el Fel-ocl – o moderarlo; pero otra cosa es hablar en chino: “Abajo el trabajo”, “ni inocentes ni culpables”, “sociedad del espectáculo”, “guerra social”, “plataformismo”, “anarcosindicalismo”, etc, etc, etc; y ni siquiera detenerse a explicar lo que significan estos conceptos (Un pequeño avance en este tema lo ha hecho la prensa anarquista, específicamente el anárquico en muchos de sus artículos, uno de ellos en contra del concepto del trabajo)

*Ahora me pongo académico para la ciudadana que quería domesticación gratuita y de calidad*

En los estudios literarios, hay un concepto acuñado que se llama “lenguaje formulado”. El lenguaje formulado es el lenguaje de la literatura, que es obstruido por figuras literarias, por la forma en que se narra el relato o la voz del hablante lírico, etc. En fin, por un montón de razones es un relato ficcional, que nunca será, por mucho que sea literatura del “realismo”, pan pan vino vino.

Acceder al lenguaje formulado no es fácil; se requiere una disposición distinta, se requiere una forma de lectura distinta, se requiere disponer de tiempo y trabajo intelectual para desentrañar la madeja y sacarle el jugo a la naranja. No es como leer un manual de cocina. Muchas veces hay mensajes ocultos, sucesos que no se relatan, finales que no se cuentan, conocimientos que se dan por sabidos.

Eso está bien para la literatura (bueno, enrealidad la literatura nunca va a ser distinta, siempre es ficcional, siempre tendrá lenguaje formulado, desde Manuel Rojas hasta Jorge Luis Borges). Pero para la propaganda política, que busca convencer al/ a la otrx, no.

Nuestro lenguaje es obstruido: está generado para cierta gente con cierto corpus de conocimientos, con ciertas lecturas, y cierta disposición. Nos cuesta o no queremos generar sinónimos cercanos a la realidad social porque nos sentimos “más amarilles”, “más reformistas” o la cacha de la espá. Bueno, al fin y al cabo generamos un lenguaje aristocrático, al que acceden solo les elegidos: les anarquistas.

Y aquí es donde nos encontramos con lo más chistoso: insurreccionales convenciendo a les insurreccionales (caos, destrucción total, libres y salvajes, abajo la civilización, abajo el trabajo, ni inocentes ni culpables, guerra social, guerrere nihilista), anarquistas sociales y plataformas convenciéndose a elles mismes (federalismo, federación, programa, plataforma, proletariado, lucha de clases, revolución social, poder popular, socialismo libertario, contrainformación, etc); y más encima gastando cientos de lucas en sus afiches que están dedicados para su gente, siendo que la mayoría de les anarquistas dispone de Internet y visita regularmente la prensa virtual anarquista.

Se supone que unx hace propaganda para convencer ante todo, si no fuera para eso no sería “propaganda”. Estamos de acuerdo, debe existir propaganda específica para nosotrxs mismxs, para sistematizar discusiones, para introducir autores/ideas, para elaborar propuestas. Pero precisamente esa es la propaganda menos importante, dado que está destinada a un publico bastante reducido, y que no se partirá la cabeza si un libro de Malatesta no lo edita la editorial “x”: Buscará dicho libro en Internet, lo descargará y lo leerá sin mayores problemas.

Lxs compas de España dieron un paso importante en este tema: Para una de las tantas marchas/concentraciones contra la operación piñata de este año, la FIJL (Federación Ibérica de Juventudes Libertarias) entregó 2000 cuadernillos pequeños que explicaba el caso “operación piñata”, y explicaban por qué no eran “Ni inocentes ni culpables” lxs compitas que estaban siendo juzgadxs.

https://juventudeslibertariasmadrid.files.wordpress.com/2015/04/mono.pdf

También la FAC, la federación anarquista de catalunya, subió un video bastante entretenido donde explican sus principios, que son los principios fundamentales del anarquismo.

Y para terminar, en Chile, la compañera Tamara Sol Vergara (aunque no comulgo con el nihilismo) difundió una carta desde la prisión que es “pan pan, vino vino”. Una carta que no está dedicada a lxs anarquistas, que no ocupa lenguaje formulado; una carta que acerca su caso particular a la gente

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/497036/index.php

Pero no, en Santiago de Chile démosle los 1000 afiches que dicen “contra la sociedad patriarcal, tecno-industrial, posmodernista, neoliberal, bla bla bla”, y chantémosles hartos lobos y hienas y leones con harta sangre en el hocico, que nosotres somos males, somos peligroses, somos toda una amenaza, el poder se caga en sus pañales.

Nunca comprendí porque la gente que es, muchas veces, vegana y stai eich (o como se diga), pone siempre animales carnívoros en su prensa y afiches. Creo que eso cae en la ridiculización del propio animal carnívoro: el animal carnívoro no es un sanguinario violentx, sino más bien un animal que lucha por su supervivencia matando, para alimentarse. Su naturaleza está predispuesta para eso, no es violento, es natural. Si quieren parecer males podrían poner a Jack el destripador o fotos del ISIS antes de caricaturizar a les animales –cosa que también hacen con los pueblos de las primeras naciones, con esa weá de “libres y salvajes”, “viva el taparrabos”, “comunismo primitivo” y cosas por el estilo-

En el insurreccionalismo, conceptos e imágenes sin fundamentos.

Siguiendo con el carbón pal asao, -no se enojen les Insus que les va a tocar a todes por igual: plataformas, anarquistas “sociales” u “organizados”, situacionistas, etc-, creo que es muy problemático cuando acuñamos conceptos sin sustento teórico.

Lo admito, abajo el trabajo si tiene un sustento, desde el situacionista Vainegem, pasando por Bob Black (aunque creo que sus textos son una mierda), el gran antropólogo anarco David Groeber, etc… Ni culpables ni inocentes también, aunque más que un concepto teórico es parte del ethos anarquista, parte de nuestro enfrentamiento al sistema judicial y al estado de derecho; está bien fundamentado en el texto de Bonnano dedicado a Sacco y Vanzetti.

Pero cuando hablan de caos, destrucción total, guerra social, libres y salvajes, etc, etc, etc, ¿Qué quieren decir?

Hasta el día de hoy no entiendo como los conceptos caricaturescos acuñados por el enemigo en sus mass media durante dos siglos (¡anarquía es caos!, ¡son unes bárbaros, unes salvajes!, ¡terroristas!, ¡antisociales!) son retomados por ciertes anarquistas sin más, y revertidos en su significado.

¿A qué se refieren con caos? Hasta ahora no existe un texto pan pan vino vino que lo explique, o más bien que yo conozca (no me vengan con weás del Tiqqun o de Hakym Bey, que con la academia literaria estoy chato del lenguaje formulado), más bien existen textos poéticos y sumamente forzados, que desde los aires se cagan en 200 años de formulación teórica y práctica política que tratan de demostrar que anarquía no es caos, al menos no en el sentido de les poderoses.

¿Y salvajes? Sin ánimo de extenderme más en este manifiesto, el salvajismo es uno de los tantos inventos del colonialismo, que trata de homologar el animal no-humano con el humano para inferiorizarlo, justificar la conquista económica, política, y la devastación cultural de un pueblo/comunidad.

A partir de lo “salvaje”, crítica al primitivismo

El imperio colonizador llega con su maquinaria, inventa el racismo para justificar la invasión bajo los dictámenes cristianos (son salvajes herejes, no tienen cultura, no tienen ciencia, no tienen arte, no son nada; hay que educarles, hay que traerles la civilización. Además, la explotación se justifica, son sumamente inferiores, un estado de transición entre el/la “humane” y el mono). Niegan que son un pueblo nación, niegan su cultura, su lengua, sus tradiciones, sus conocimientos. Después de decenas (hasta centenares) de años, rescatan la cultura del pueblo colonizado, como la cultura “pre-histórica”, del “paleo-indio”; sacan monedas con indios y taparrabos, muestran sus bailes tradicionales con vestimenta tradicional al turista cuico, etc. O sea, tomando a Fanon, después de negarles su cultura y reprimir sus prácticas para ser asimiladxs por el imperio, rescatan su cultura cuando el imperio ya ganó el partido por goleada, y rescata su cultura justo antes de ser colonizados, volviéndolos a inferiorizar. Considerando su cultura como algo “estático”, siendo que las culturas siempre están en movimiento, colonizadas o no.

Entonces, llegaron unes weones que poco o nada sabían de esto, de descolonización, interculturalidad y la propia historia que están reconstruyendo los primeros pueblos naciones desde su epistemología y lengua. Llegaron esta manga de weones y se declararon “libres y salvajes”, “anti-civilización”, “primitivistas”, y agarraron un montón de imágenes icónicas –folclorizadas por el gran capital colonial- del pueblo mapuche, del pueblo huichille (también mapuche), de los puelches (también mapuche), de les pueblos del África, de lxs pueblos guaraníes, los metieron en un saco, y los ocuparon de ejemplo para sus imbecilidades sin fundamento, chantándole una hiena, un mapuche con taparrabos (de ese que aparece en el primer escudo nacional), un guaraní, y una bomba, y con la consigna ¡muerte a la civilización, a volver a la selva!

Más que afiches o propaganda anarquista, parece propaganda de la UDI… ¿acaso el gran poder del estado/capital no hace eso de meter todo en un saco, a les anarques, les mapuche, les pueblos en resistencia, les sindicalistas, les pobres, les preses, y ponerles la etiqueta de “terroristas”?

Y algunes “antisociales” meten a toda la gente que no es anarquista en un saco, y les ponen “culpables”, “nadie es inocente”, “la gente es nuestra enemiga”, “humanidad bastarda”, “muerte al humano”…. El día que sus palabras se conviertan en actos –ojala nunca-, no me gustaría estar presente. También me sorprende eso de que no se consideren gente, o humanes; al parecer están constituídos de cierta materialidad que supera nuestro raciocinio y capacidad de comprensión.

Dicho esto, hay bastante diferencia entre un antropólogo anarquista que estudia sociedades que se resisten al avance de la tecnología y las jerarquías, para sacar sus propias conclusiones sobre formas organizativas anti-estatales (Clastres, Groeber, etc); que un primitivista que toma a diestra y siniestra ejemplos de una serie de pueblos-primeras naciones, los revuelve, les echa un poco de colorante, y los presenta como la última chupá del mate.

Pero no, dele el trovador “primitivista” que habla en dialectos de primeras naciones, le canta libres y salvajes, vamos a destruir el parlamento y levantar bosques sobre el, etc… Y vamos pescando imágenes de pueblos en taparrabos y la Princesa Mononoke

-símbolo icónico de lxs insus más pasaos a película-

Anuncios

5 pensamientos en “¡A dar el siguiente paso! Evaluación crítica y propuestas para el anarquismo santiaguino.

  1. Pingback: A dar el siguiente paso! Segunda Parte | Periódico Anarquista: La Boina.

  2. 1. Propaganda es para propagar (valga la redundancia) y no necesariamente para convencer. Dar a conocer situaciones, ideas, contextos, propuestas, llamamientos. Eso está muy distante de querer convencer a alguien. Pienso que cada persona es dueña de su voluntad y decisión. Allá ella la postura que tome ante las cosas, allá ella donde se posicione, es cuestión de asumir consecuencias luego y no más. Unx le da a conocer que algo existe, que algo está pasando, pero sólo la persona que lea es la responsable de su decisión. No todxs queremos convencer, cual evangelistas en la calle.

    2. Respecto a los afiches con animales carnivores y cosas por estilo, no es por aparentar ser violentx, ni menos ser ”malo”, eso queda pa les superficiales. Por lo menos en lo personal, se trata de tomar una imagen de algo/alguien salvaje, por su condición de salvaje y nada más.. lo de violentx es otro rollo.

    3. Ahora respecto al como se define el caos y lo salvaje.. mm.. sería difícil definir el caos certeramente. Es como predecir lo que se sabe que es incierto.. claramente no es lo que se dice que es desde el poder.. pero quizás si sería algo ”parecido” (no podemos negar que el caos carece de toda norma u orden social, de lo contrario no sería caos sino otro tipo de orden, y eso asusta, puesto que nada funcionaria como funciona ahora, pero no sería tan malo una vez en que ya se vuelve ‘normal’), una buena práctica para asimilar el caos es pensar en como se comporta el universo, el caos está allá afuera (como dijo chaplin: ”Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas”).
    Y lo salvaje… vendría siendo lo no domesticado. Entiendo lo salvaje como aquello que aun no ha sido controlado por le humane (quien no solo busca controlar y explotar ale misme humane, sino también el resto de naturaleza). No se trata de retomar conceptos coloniales y la connotación que le dio este a lo salvaje, sino que es ocupar el concepto como una expresión antagónica al orden imperante, al dominio y reivindicar lo salvaje como algo positivo.

    En fin, te leo y te veo bien distante, como una especie de juez que dicta lo que está bien hecho y lo que está mal hecho.. pero por lo menos el texto alienta a la discusión o cuestionamiento personal y eso hay que rescatarlo. El resto, la mayoria me parece alejado de vivencias reales de ”compañerxs” y de como se plantean la vida y como la enfrentan, no de todxs, pero por lo menos de un buen porcentaje de ellxs. Sin más que decir, y luego de responder mas menos ‘a la rápida’ (no me cranié tanto), me retiro. Saludos.

  3. Pingback: Un llamamiento anarquista ¿Cabrxs, qué CHUCHA nos pasó? | Periódico Anarquista: La Boina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s