Foucault: Las grandes funciones de Ia medicina en nuestra sociedad

Extraído del texto El Poder es una Bestia Magnifica, de Michel Foucault.

[Intervención de Michel Foucault en la conferencia de prensa del doctor Jean Carpentier, 29 de junio de 1972. Alumnos del liceo de Corbeil sancionados por haber flirteado en el establecimiento solicitaron la intervención del doctor Carpentier, quien redactó y repartió en mayo de 1971 un opúsculo titulado “Apprenons a faire l’amour” (“Aprendamos a hacer el amor”) . Los padres de algunos alumnos presentaron una denuncia; un año después, la junta directiva del Colegio de Médicos suspendió por doce meses a Carpentier.]

foucault-01

La pregunta, muy simple, es esta: ¿que podemos hacer en este asunto? En efecto, creo que de una u otra manera esto es, desde luego, asunto suyo, doctor, pero en cierto sentido también nos incumbe. Hace un momento leía los considerandos de su condena y veo que, a causa de lo que usted había hecho, el Colegio de Médicos se sintió atacado en lo que constituyen prácticamente las grandes funciones de Ia medicina en nuestra sociedad. Se siente atacado:

1. Porque su practica no es íntegramente individualista y secreta. Ahora bien, en nuestra sociedad Ia medicina funciona como practica individualista de persona a persona, de dialogo “medico-enfermo”, como ellos dicen, y en el secreto.

2. Le reprochan no haber tenido en cuenta las diferencias de edad y de medio. En efecto, una de las grandes funciones de Ia medicina de nuestra sociedad es mantener, prolongar, apoyar todas las diferencias, todas las segregaciones, todas las exclusiones que puede haber en materia de edad y de medio: Ia medicina obrera no es la medicina burguesa, la medicina de niños no debe ser la medicina de adultos, etc., y en ese aspecto ellos se sienten atacados par lo que usted ha hecho.

3. Le reprochan haber incitado a niños a practicas que, dicen, “normales 0 no, no pueden mas que ocasionar trastornos psíquicos”. Ahora bien, desde el siglo XVIII, para ser exactos, una de las grandes funciones de la medicina, de la medicina psíquica, psiquiátrica, psicopatológica, neurológica, ha sido justamente tomar el relevo de la religión y reconvertir el pecado en enfermedad, mostrar que lo que era y es pecado no sera tal vez, clara esta, castigado en el mas allá, pero sí lo sera sin duda aquí. Esa es una de las grandes funciones de la medicina del siglo XVIII.

4. Veo en este texto que el Colegio de Médicos le reprocha haber provocado un escándalo -esto es, lo que ellos Haman una publicidad o, en fin, lo que es publico y se da en Hamar escándalo- y haber hecho que tuviera repercusión en la profesión medica. Vale decir que la profesión medica, la medicina, la practica medica, tiene en esencia la función de mantener todos los grandes tabúes de la moral, de la moral burguesa, de la moral de nuestra sociedad y, par consiguiente, cuando la ley moral, los hábitos morales, los tabúes morales de nuestra sociedad son atacados, de resultas el papel fundamental de la medicina es ponerse en primera linea y lanzar la contraofensiva: la medicina como custodia de la moral, de la moral a secas.

5. Para terminar, veo, siempre en el mismo párrafo, que las practicas que un poco antes se consideraban “normales o no” se definen abruptamente, al final, como “desenfreno”, lo cual significa decir que la medicina tiene al mismo tiempo una función judicial. Es ella la que define no solo lo que es normal y no normal, sino, en definitiva, lo que es lícito o no lícito, criminal o no criminal, lo que es desenfreno o practica nociva. La utilización de las pericias psiquiátricas en la justicia sigue siendo, también aquí, una de esas funciones; por lo tanto, creo finalmente que lo que usted ataca es en efecto toda Ia medicina en su funcionamiento desde el siglo XVIII o el siglo XIX, y esta se defiende efectivamente donde Ia atacan, es decir, en todas partes. Ahora bien, me parece que el funcionamiento de Ia medicina no satisface en Ia actualidad a una parte de los médicos, y, por otro lado, su funcionamiento tradicional no satisface tampoco a Ia gente como nosotros, esto es, a los que somos lisa y llanamente clientes. No somos otra cosa que clientes de Ia medicina y por ende, si coincidimos con usted en no aceptar esas cuatro o cinco grandes funciones de Ia medicina tradicional, ¿que podemos hacer, médicos o no, para atacarla con usted o sin usted e impedir que el Colegio de Médicos libre Ia contraofensiva que libra con Ia intención, a saber, de prolongar las funciones tradicionales de Ia medicina . . . ?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s