Reflexiones sobre la represión Oaxaca, México

Por SinNombre.

Titulo original: REFLEXIONES SOBRE LA JORNADA REPRESIVA DEL 19 DE JUNIO EN OAXACA, MÉXICO

13515455_1271615576197099_2077460225_n

Este artículo pretende aportar al posicionamiento informado de los lectores de la región chilena, en particular, sobre los hechos de Nochixtlán, Estado de Oaxaca, México, ocurridos el domingo 19 de junio de 2016.

Para ello, se plantean tres ejes principales. El primero es una breve crónica de la jornada de represión policial sufrida y resistida por los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y por sus redes de apoyo.

En segundo lugar, se hace una aproximación a sus protagonistas y ciertas circunstancias que definen esta etapa de un conflicto social que se extiende ya por varios años: la lucha contra la reforma educativa impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Asimismo, es fundamental destacar elementos estructurales de la sociedad y la política mexicana que se despliegan en esta contingencia, tales como la impunidad del actuar policial y la “narcopolítica”, como forma de gobernar de la elite mexicana.

Por último, corresponde reconocer ciertos elementos comunes entre la sociedad mexicana y la chilena en la forma en que esta coyuntura represiva es abordada por los medios de desinformación y por ciertas vías de comunicación no oficiales –fundamentalmente las llamadas redes sociales–, las que aparecen como una suerte de ambiguo (y demasiado cómodo) posicionamiento al respecto.

13521039_1271572926201364_1259409233_n

I.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con la solidaridad activa de padres de familia, estudiantes y comunidades locales del Estado de Oaxaca, están protestando contra la reforma educativa del gobierno de Peña Nieto. Entre las formas de acción desarrolladas por los maestros y grupos de apoyo han destacado los bloqueos de las principales carreteras de Oaxaca, los cuales se extienden desde el lunes 13 de junio. Todos los bloqueos tienen una convocatoria variable de militantes, pero en contextos represivos se multiplica la presencia de toda la comunidad autodefendiéndose de la policía.13510702_1271615579530432_1405535627_n

En el contexto de la represión tendiente a despejar el bloqueo de Nochixtlán, durante el domingo 19 de junio, fueron atacados los manifestantes por la policía, con armas de fuego de alto calibre. Este ataque fue llevado a cabo por la policía federal de México y la policía estatal de Oaxaca, a requerimiento del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué. En el operativo habrían participado 800 policías. El saldo de la represión –a la fecha (22 de junio)– es de 12 activistas sociales muertos, además de una cifra cercana a los 20 desaparecidos y un centenar de heridos, entre los cuales se cuentan niños.

13514339_1271572919534698_1901305498_nAlgunos factores que permiten reconocer el terrorismo del Estado mexicano en esta jornada de represión, son: uso de helicópteros en vuelo rasante para disparar y lanzar gases lacrimógenos contra los manifestantes, uso de armamento de grueso calibre –escopetas y ametralladoras- para disparar directamente a los manifestantes–, detención arbitraria, tortura y desaparición de personas civiles. También fue negada la atención médica para los manifestantes heridos, ya que el hospital de la localidad fue ocupado por la policía, permitiendo sólo las curaciones para los represores heridos en los enfrentamientos. Algunas muertes podrían haber sido evitadas con atención médica adecuada. Los puestos de atención de primeros auxilios para los manifestantes y pobladores heridos fueron igualmente atacados por la policía con uso de gases lacrimógenos y disparos.

Los perpetradores de todos estos crímenes fueron agentes del Estado –policías-, bajo las órdenes de funcionarios estatales, partiendo por el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario (ministro) de Educación, Aurelio Nuño, el secretario de Gobernación (una suerte de ministro del Interior), Miguel Ángel Osorio Chong y el gobernador Cué.

II.

Cabe mencionar que este episodio del terrorismo de Estado no es nuevo en la carrera política de Peña Nieto. Desde su puesto como gobernador del Estado de México fue responsable de la represión en San Salvador de Atenco, el 3 y 4 de mayo de 2006. Además, durante su presidencia tuvo lugar la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014. Estos episodios expresan la forma en que opera una “narcopolítica” en México, es decir, 1) una política que reproduce las formas de amedrentamiento del crimen organizado y 2) que recibe financiamiento del narcotráfico.

A pocos meses de haber comenzado su sexenio de gobierno Enrique Peña Nieto, actual presidente de México, promulga la iniciativa “Pacto por México” un acuerdo político firmado el 2 de diciembre de 2012 entre los partidos mexicanos mayoritarios: Partido Revolucionario Institucional (PRI, el partido de gobierno), Partido de Acción Nacional (PAN, derecha), Partido de la Revolución Democrática (PRD). El 28 de enero de 2013 también firmó el presidente del Partido Verde Ecologista de México.

Las políticas económicas neoliberales son el eje económico que articula este Pacto, en el contexto de las cuales está la reforma educativa. Entre los principales elementos que se critican de dicha reforma están: la autonomía económica de las escuelas (privatización), el avance hacia jornada educacional completa (extensión de las jornadas laborales para los profesores, precarización del empleo, etc.) y la evaluación docente única (al margen de las especificidades de cada región, en un país con alto número de población rural y marcadas diferencias entre cada Estado). En la contingencia de la movilización actual se agrega la demanda por la libertad de los dirigentes sindicales presos y la renuncia del Secretario de Educación, Aurelio Nuño y del gobernador de Oaxaca. Otra demanda que ha sido levantada tras la represión del 19 de junio es el urgente llamado al diálogo con un gobierno que ha mostrado nula actitud al respecto y cuya única política respecto a la reforma educativa ha sido la represión brutal de cualquier expresión de oposición social.

Desde el movimiento social, las protestas contra la reforma educativa han movilizado a profesores, trabajadores de la educación, estudiantes universitarios, intelectuales, artistas, apoderados, grupos sindicales autónomos y organizaciones como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. El principal referente organizativo detrás de las protestas es la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)

La CNTE es una organización sindical que se reconoce como de carácter clasista, declara no estar asociada a ningún partido político en particular, pese a lo cual no se opone a la militancia en partidos políticos ni al diálogo con los poderes políticos. En la actualidad, las bases de la CNTE se han desmarcado del llamado “charrismo sindical”, es decir, del control que los partidos políticos y el gobierno ejercen sobre los dirigentes y centrales sindicales tradicionales. De esta manera han resignificado y relegitimado la lucha sindical de los trabajadores.

La CNTE ha destacado por su radicalidad, especialmente en los Estados del sur de México –Chiapas, Oaxaca, Michoacán, entre otros. Esta radicalidad, así como el amplio apoyo de la sociedad civil, responde a las condiciones de pobreza de los Estados del sur de México, en las cuales la infraestructura educativa es francamente paupérrima y donde, además, existen altas tasas de desnutrición infantil y carencia de profesores suficientemente capacitados. La carencia de escuelas en las zonas rurales implica un gran esfuerzo familiar para que los niños y jóvenes puedan educarse. El enorme valor que le otorgan las comunidades a la educación es la base de la solidaridad con las demandas de los docentes.

13516589_1310589172302658_8505626548315373589_n

Expresión de ello es que los bloqueos en varias ocasiones han sido defendidos recurriendo a la autodefensa armada, utilizando bombas molotov, armas cortas, machetes y fuegos artificiales, además de enfrentamientos con palos y piedras. Con lo anterior no quiero generar el malentendido de que la preparación de los manifestantes para el enfrentamiento justifique la represión, sino todo lo contrario: LA LEGITIMIDAD DE LA AUTODEFENSA ARMADA EN EL CONTEXTO DE LA LUCHA SOCIAL.

III.

La forma en la cual se ha roto el cerco comunicacional sobre la jornada represiva del domingo 19 de junio ha sido a partir de medios de información contrahegemónicos e informaciones viralizadas a través de las redes sociales. Los medios de la prensa masiva en México han desarrollado las mismas artimañas que los canales de televisión, radio y prensa chilenos.

¿Cómo (des)informaron los medios de comunicación masivos de México, tales como El Universal, Excelsior, Televisa, entre otros?

En primer lugar, a partir de los titulares se destaca la versión de las autoridades, refiriéndose a los hechos como “emboscada contra la policía”, participación de “civiles armados” y “grupos infiltrados”. También se (des)informa respecto de los primeros asesinados que “ninguno era maestro”. Además, existen numerosas fotografías de policías heridos, barricadas y saqueos; mientras que sólo se informa en el texto de las muertes de civiles, desviando la atención a la espectacularidad de las imágenes.

En segundo lugar, se desacreditan las demandas estructurales de la comunidad educativa mexicana representada por la CNTE, reduciéndolas –al igual que en Chile- a la oposición a ser evaluados en su desempeño laboral, desinformando sobre las razones de la oposición a la evaluación docente. Estas razones van mucho más allá del simple “no quiero que me evalúen” y se refieren a que la evaluación no genere precarización laboral (la amenaza de despido, la presión adicional que implica en la labor docente, entre otras)

En tercer lugar, es fundamental la invisibilización del carácter masivo de la protesta y de la solidaridad activa que ha generado en distintos sectores de la población mexicana. También se invisibiliza la responsabilidad política detrás de la represión.

Cualquier semejanza con la prensa chilena no es coincidencia.

Antes de terminar, hay que sostener una crítica radical contra los comentaristas de redes sociales, la cual se basa en –al menos- los siguientes elementos: 1) la reproducción acrítica del “compartir” ciertas informaciones –caricaturizada en el “me gusta”, “me entristece”, “me enoja”-; 2) la reducción de la problemática del conflicto social entre la CNTE y el Estado mexicano a la represión, invisibilizando las reivindicaciones sociales del movimiento; 3) la reducción de la necesaria y urgente solidaridad a la publicación de un comentario o alguna imagen alusiva a la problemática, evadiendo la responsabilidad política concreta de todos quienes solidarizamos con la lucha; 4) la mirada superficial de las luchas sociales en otras regiones del orbe, desviando la atención de las luchas concretas que se están desarrollando en nuestra cotidianidad. En otras palabras, EL ACTIVISMO A TRAVÉS DE REDES SOCIALES NO APORTA A LA LUCHA SOCIAL, SINO LA SOLIDARIDAD ACTIVA COMO CONSECUENCIA DEL POSICIONAMIENTO INFORMADO Y DEL ANÁLISIS POLÍTICO de esta contingencia represiva en México, la cual guarda similitudes con lo que pasa en Chile y en otras latitudes, en cuanto a la forma y el fondo de las políticas represivas estatales y de los objetivos de grupos económicos neoliberales que pretenden ahondar la precarización de nuestras vidas.

Este análisis político permite establecer puentes entre expresiones de lucha social en distintas regiones del mundo, respecto de las cuales las formas de solidarizar son la propaganda y la denuncia internacional -¿Qué pasó en Oaxaca el 19 de junio y quiénes fueron los responsables de la represión?-, pero también el aprendizaje a partir de estas experiencias y la manifestación de este aprendizaje en al nivel concreto de las luchas cotidianas –¿Cómo nos sirve para fortalecer las luchas en que nosotros estamos inmersos de manera directa?, expresando que la lucha contra el capitalismo y el Estado es una lucha internacional, en la que coinciden los esfuerzos de los maestros de Oaxaca, los secundarios de Chile, los trabajadores y estudiantes de Francia, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s