[PDF] Anarquismo de Praxis y desarme Teórico: Otra crítica al insurreccionalismo por Miguel Amoros

Anarquismo de paxis y desarme teorico

Descarga el libro Aquí: Anarquismo de praxis y desarme teórico-Miguel Amorós

Editado por Pensamiento y Batalla

PRESENTACIÓN:

Existen pocos textos que aborden de manera seria, minuciosa y crítica el fenómeno del “insurreccionalismo” anarquista y las concepciones
políticas que nutren su praxis, la mayoría caen en las descalificaciones
fáciles, interpretaciones tendenciosas, análisis superficiales de cuestiones estéticas y no de fondo, y en la negación del ejercicio de la violencia política a priori. Anarquismo de praxis y desarme teórico. Cincuenta sombras
de Bonanno (versión corregida y aumentada el 2016 por el autor, de Anarquía profesional y desarme teórico. Una Crítica al insurreccionalismo),es un ensayo que supera esas limitaciones y que desde una perspectiva revolucionaria analiza la génesis y consolidación de esta corriente anarquista –que en países como Grecia y Chile ha sido indiscutible-, partiendo de las posiciones teóricas de uno de sus referentes más conocidos: Alfredo María Bonanno. Otros folletos que se enmarcandentro de esta línea de análisis son Crítica de la ideología insurreccionalista de Proletarios Internacionalistas, texto colectivo que posee un enfoque comunista, Anarquismo, insurrecciones e insurreccionalismo. Un análisis anarco-comunista de Joe Black, y lasNotas sobre ese artículo desarrolladas por el compañero comunista libertario José Antonio Gutiérrez D.

Primero que todo, hay que ser enfáticos y dejar en claro que las limitaciones manifiestas de esta tendencia no son su patrimonio exclusivo, sino que son problemas que arrastra la historia del anarquismo en general; el dogmatismo que reemplaza el análisis concreto de la realidad, el sectarismo y la falta de un clima constructivo de debate, crítica y confrontación de posiciones, la elaboración de una ideología alrededor de una única e invariante táctica –en este caso: “acciones de ataque inmediato”-, el desprecio por el desarrollo teórico, la glorificación del activismo y la ausencia de perspectiva de largo aliento, la desaparición de la clase trabajadora como sujeto de transformación, la parcialización y la especialización de las tareas que deben asumir las y los revolucionarios, etc.
También es común escuchar que el “insurreccionalismo” es una nueva concepción del anarquismo surgida hace relativamente poco tiempo, afirmación no totalmente cierta. Si bien, la ideología insurreccionalista como tal tiene su génesis en las discusiones en torno a la acción armada y la violencia revolucionaria llevadas adelante entre los grupos libertarios de finales de la década de los ’70 en Italia, en donde Azione Rivoluzionaria (1977-1980) y la producción teórica de Bonanno tuvieron mucho que ver en su cristalización –sus artículos de la revista “Anarchismo”, el libro El placer armado , etc.-, en determinados momentos históricos han surgido diversos movimientos ideológicamente muy dispares (marxistas, republicanos, anarquistas), que en lo fundamental, comparten una serie de elementos con el insurreccionalismo: rechazo a la organización permanente o formal, desprecio de las luchas sociales por reformas y hacia las organizaciones de masas, inmediatismo, culto a la acción, vanguardismo y voluntarismo extremo practicado por un puñado de rebeldes. Cuando se combina la represión estatal con el repliegue del movimiento antagonista, o se experimentan largos períodos sin luchas que sean significativas, es común que ante la impaciencia, germinen tendencias de este tipo: del aplastamiento de la Comuna de París surgió el desarrollo de la “propaganda por el hecho”; de la dura represión del levantamiento de 1905 en la Rusia del Zar emergió el “terrorismo revolucionario”; en Francia en los momentos previos de la Primera Guerra Mundial se propagó el “ilegalismo”; en contraposición al reformismo de los Frentes Populares de los PC en América Latina se Anarquismo de praxis y desarme teórico. Cincuenta sombras de Bonanno masificó la aplicación de la teoría del “foco guerrillero guevarista”, etc. La práctica insurreccional en momentos de relativa “paz social” solo acentúa el aislamiento de las y los revolucionarios, lo que facilita enormemente las tareas represivas y de exterminio de cualquier tipo de disidencia por parte del Estado. Un caso dramático y ejemplificador de esto ocurrió con el movimiento proletario italiano a fines de la década del ’70, en donde la combinación de “la estrategia de la tensión” con la lucha armada de decenas de grupos de la izquierda extraparlamentaria, contribuyeron directamente al aniquilamiento por parte del aparato represivo de la subversión social que tuvo durante más de una década contra las cuerdas a la burguesía.
Sin embargo, el gran problema es que la violencia revolucionaria es una necesidad ineludible para sepultar al viejo mundo. El ejercicio de la violencia de clase no solo es necesario en la fase de la insurrección, en el enfrentamiento final generalizado, también en conflictos mucho más cotidianos y puntuales ¿Cómo entonces podemos valorar su efectividad y grado de implementación para que no sea fácilmente recuperable por el enemigo? Lamentablemente, el único parámetro que tenemos para “medir” que tan efectivas son las acciones, es verificar si contribuyeron o no a los objetivos propuestos por el movimiento, y al progreso en la construcción de la asociatividad clasista en estructuras permanentes y masivas de lucha, imprescindibles para comenzar a debilitar el poder burgués. Aunque para eso no hay receta ni manual, sabemos por la experiencia histórica que no se debe menospreciar la correlación de fuerzas existente en el combate, que el dogmatismo táctico no ayuda, que en la historia no existen atajos, que la impaciencia no es buena compañera y que la acción individual no puede reemplazar a la acción colectiva. La edición de este texto aspira a contribuir a la urgente extensión, profundización y toma de posición respecto a este debate, que está lejos de haberse cerrado.
Pensamiento y Batalla, Otoño 2017

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s