Prótesis para un anarquismo en la Academia

El poeta y escritor Tayo André describe la situación del anarquismo en la academia, que ha quedado sedimentado por las lógicas mismas del academicismo. Cómo plantear una teoría anarquista multiforme desde el espacio no-estático de la teoría en lo universitario que salga de las lógicas del mismo como dispositivo cotidiano, es una de las visiones planteadas por este artículo.

ecoextremismo6

Cómo negar que dentro de los múltiples personajes que habitan el anarquismo universitario, existe una aversión intempestiva hacia los dispositivos cotidianos que son más visibles en el desarrollo sistemático de la macro-violencia. Esto es evidente, y suele territorializar los espacios sociales y políticos de la Universidad como una insignia, un logotipo desenfrenado que como chapa, se adhiere al espacio sólo como una política del discurso que muere en los tiempos posteriores a su enunciación vocal. Con esto, no insinúo que las enunciaciones discursivas no ejerzan un rol fundamental en el desarrollo de las resistencias, sino que cotidianamente los discursos académicos corren el riesgo de ser apropiados por los dispositivos del cansancio a través del desgaste enunciativo.

En la repetición de las chapas discursivas de resistencia, se va sedimentando una implacable reducción de las energías tanto de quien las efectúa como de quien las recibe. Cuando la energía acaba, nos pesan, las piernas, nos vemos enceguecidos por la aparición de una estática que inmoviliza al cuerpo que estaba destinado primigeniamente a la resistencia. Nos desgastamos de repetir consignas repetidas, de llevarlas inscritas en la frente y la punta de la lengua, de recibirlas e interiorizarlas y dejarlas ahí, en un juego sin movimiento. La unívoca utilización de los discursos anarquistas en la Academia acaba con la proliferación de las ideas sino se entremezcla con otros modos de ser históricos del anarquismo. Su pura utilización se estatiza como una anarchié seulement de la bouche.

Si bien las chapas y los discursos de la resistencia son fundamentales, sino los destinamos a converger con otras líneas de fractura, mueren en la estática de los espacios. La Historia nos ha demostrado que lo unívoco está destinado a apagarse, pero seguimos insistiendo en utilizar la misma línea de fractura que no se armoniza complementariamente con las otras para transformarse en una red múltiple que agilice la producción de las ideas y las prácticas.

No pretendo tampoco desmerecer la práctica tradicional del anarquismo que habita la línea de fuego, más bien esbozo una práctica que no se inmovilice utilizando unilateralmente la misma forma, sino que estas sigan siendo funcionalmente a la par interrelacional y simultánea con las otras prácticas y líneas de fuga/fractura. Que no muera en un único sentido; en los discursos, ni en las chapas de resistencia, tampoco en la línea de fuego, sino que converjan todas estas formas en el movimiento múltiple que reterritorializa la estática universitaria la cual se caracteriza por la utilización de una sola forma, dejando las otras de lado en el olvido desinteresado.

Que cada individuo devenga multiforme en lo cotidiano, pululando y digiriendo las formas históricas, seamos, una red simultánea de convergencias bajo un ocaso majestuoso.

 

-Tayo André

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s