Expansión del Covid-19 en Chile y la risa del poder

Cita

NOTA: Este texto lo encontramos en Facebook a un compañero anónimo por ende no tenía titulo. El titulo es nuestro. Esperamos que nuestrxs lectorxs estén bien estaremos publicando más textos periódicamente.

 

FB_IMG_1584703870025

Justo unos segundos antes de que el tipo soltara la alegre carcajada que se ve en la foto, había dicho que, según las estimaciones del ministerio de salud, para el domingo 12 de abril la cantidad de contagiados por Covid-19 en Chile igualaría a los 80 mil casos registrados en China. Es decir, que en cinco semanas alcanzaríamos la misma cantidad de infectados que se acumularon a lo largo de cuatro meses en el epicentro de la pandemia mundial. No hay que sorprenderse de que se lo tomara con tan buen humor: también había dejado claro, en un diálogo muy chispeante con la co-animadora del matinal, que «estas cifras no deberían alarmar a nadie» porque están «dentro de lo esperable».

Pocas horas después de esa divertida escena, el ministro de salud entregó a la ciudadanía la buena noticia de que 5 de los 342 contagiados actuales «ya están recuperados». No dijo que al ser esta infección completamente nueva para la especie humana, no sabemos nada sobre sus pautas de inmunización, re-contagio o mutabilidad viral. Tampoco mencionó que 6 o 7 de los 342 infectados actuales probablemente morirán en los próximos días, si la pandemia se comporta en Chile como en el resto del mundo. Los animadores del matinal tampoco hablaron de eso: no dijeron que si el 12 de abril tenemos la misma cantidad de contagiados que hoy tiene China, es muy probable que tengamos también una tasa de letalidad similar, o quizás más alta si tomamos en cuenta que nuestro sistema de salud es considerablemente inferior al de ese país; lo cual significa que al 12 de abril tendremos unos 3 mil muertos garantizados.

 

Sigue leyendo

Se fueron las Reformas truchas del PC, llegó la mano dura de Burgos.

Burgos Pinochet5229_n

Pinochet con Jorge Burgos a la derecha.

Historia de una Muerte anunciada: El Partido Comunista y el Titanic.

Jack, un proletario italo-americano, joven afortunado, ganó unos boletos para el viaje de su vida: ir a Nueva York a través de uno de los mejores transatlánticos de la época: El Titanic. Lo que no sabía el joven Dawson, era que el barco mas poderoso de aquellos años (1912) no llegaría a su destino. La historia todos la sabemos. Es una historia ficticia basada en hechos reales, relatada en la película de James Cameron en 1997, el «Titanic».

El Partido Comunista le pasó algo similar que a Jack, compró los boletos al Titanic, como afirmó el académico Carlos Ruiz (no se los ganó), y ahora vemos que el transatlántico chocó con el Iceberg del ala derecha de la Democracia Cristiana (Gutemberg Martínez), pero no se esta hundiendo. Cambió de dirección. El gobierno chocó y se pegó con su cubierta mas leal hiriéndola de gravedad: El Partido Comunista.

Sigue leyendo