¿Y qué diablos vamos a entender como anarquía?

Cita

Por  Manuel desde los Cerros, en El Surco N° 44, Abril 2013

“Abriendo nuestra conciencia y al viento y a la luz mientras respiremos, quedarán en el mundo, como prolongación de nuestro ser, formas duraderas o efímeras, nobles o humildes, avasalladoras o débiles, pero formas nuevas, formas vivas que se unirán a otras para engendrar una molécula de armonía, formas esencialmente nuestras, y única justificación, único objeto de nuestra existencia breve”.
Rafael Barret, 1905

Web

Texto: «¿Anarquía?» de Bob Black, Editorial Crimental

Hay muchos compañeros y compañeras que se figuran la anarquía como un lugar absoluto de felicidad y libertad sentado allí en los lindes de un futuro inubicable. Y creo que la mayoría de quienes no conocen ni comparten nuestras ideas la conciben en esos mismos términos.

Yo no digo que estén mal, pero pienso en varios problemas que esta situación podría presentarles y presentarnos si participáramos de esa imagen. Puede que en realidad sea yo el desenfocado y que las nociones que vienen –que tampoco son muy originales ni muy definitivas- sean hasta más perjudiciales para ese diverso y conflictivo “nosotrxs”. Quien sabe. Pero mientras sirvan, aunque sea un poquito, para remover el agua detenida de nuestras seguridades, me doy por satisfecho. Sigue leyendo

¿Psicología y anarquía?, el proceso de autodestrucción de la escuela.

Cita

Los Salvajes

11837042_390773024447507_1040114257_o

Lo que nos motiva a confeccionar un escrito sobre educación y además considerándola bajo el título de anarquista es complejo, la mayoría del material existente habla y trata sobre la utilización del “método” anarquista (el cual lo asumimos así) sobre una conjunto de individualidades, enajenándolas del devenir de los procesos educativos del poder, acudiendo a los exámenes libres y educación en casa o como también la asistencia prematura o posterior (en forma de asistencia a talleres) en las escuelas libertarias, como ejemplificación, Paideia. El enfoque que tomaremos será examinando las condiciones existentes, de la escolarización tanto a nivel “infancia” (término que en próximos escritos podríamos tensionar), y el cómo bajo conductas propias e intuitivas “de los niños” que se encuentran latentes se podrían considerar para la propia autodestrucción de la escuela y la perduración a largo plazo de la educación entendiendo la no necesidad de este espacio, la conducta de apoyo mutuo comenzaría su desarrollo mucho antes de la escolarización por lo que el insertar a alguien en un espacio educativo para un mejoramiento valórico sería algo errado. Sigue leyendo