Glosas marginales: Crónicas de toma

A REFUNDAR LA FECH

Kontrakonducta

Sábado 27 de Junio, 2015 -Parte primera-

Nota aclaratoria: ¿Por qué glosas marginales? Glosas marginales se les llama a las notas marginales (que quedaron fuera) sobre textos oscuros o difíciles de entender. Teniendo en consideración los confusos entramados de los movimientos sociales, tejidos sociales, sus diferencias y diversidades, sus complejos procesos de auge y desgaste, y sus individualidades que lo componen, es que he decidido llamar “Glosas Marginales” a un conjunto de crónicas sobre el movimiento estudiantil secundario -cuando estudiaba en un liceo municipal- y universitario -ahora que estoy en la burguesa y masónica U de $hile-. También son glosas marginales dado que les anarquistas permanecemos en las sombras, por debajito y sin permiso, en dichos movimientos que suelen ser bastante institucionales.

Marginales ya sea por opción o por exclusión; estas son las glosas de un anarquista y sus 5 años de recorrido, con pequeños grupos de afinidad, amistades y experiencias, por el movimiento estudiantil, su miseria, y la repugnante educación formal.

El viernes 26 de Junio, desde las 8 del día en adelante, se hizo presente, como tantas veces en la toma de casa central, la cara nefasta del reformismo de la $hile; entre quienes se encontraban los connotados partidos: Izquierda Autónoma, JJCC y Juventudes Socialistas, todos en el mismo lado de la barricada, queriendo bajar a combos y patadas la toma.

Pero más que contar la batalla en particular, que me recordó a las jornadas de mayo del 371 que nunca viví, hoy vengo a cahuinear, a tirar mierda, a polemizar, a problematizar,         y a sacar una que otra sonrisita a lxs compas.

Estas son una de las decenas de glosas marginales del anarquismo en el movimiento estudiantil chilensis que escribiré; que, aunque lo nieguen lxs marxistas y lo detesten lxs nihilistas, la presencia anarquista en los movimientos sociales EXISTE, aunque siga siendo marginal -ya sea por opción o exclusión-

Corría el 13 de mayo del 2015, la movilización social estaba recién re-articulándose –como todos los años-, y en las facultades recién se estaban discutiendo muchas problemáticas; instancias en las que buena parte de lxs anarquistas participan, aunque sin una orgánica visible ni organizadamente. Por otra parte, una cantidad no despreciable de anarcxs se abstiene de estas instancias, ya sea porque prefieren trabajar en sus territorios, o porque deben trabajar en las secretarías estudiantiles2, o porque detestan la política universitaria por tanto marxista maquinero que quiere revolcarse en sus parcelas de poder. También no faltan lxs que rayan “humano suicídate”, “me cago en el pueblo”, “que brille el hermoso caos”, “me cago en lxs indígenas de nación mapuche” y tantos otros residuos del nihilismo más barato y apestoso, que es tan popular en los liceos y universidades. No me imagino a la compañera Tamara Sol, nihilista, desconociendo la lucha de lxs mapuches ni llamando al suicidio colectivo.

Frente a esto, cabe mencionar lo evidente: Lxs marxistas, que tanto se masturban con las bases, nunca han hecho un trabajo real y sincero; se les ve gastando millones (leyó bien, millones de pesos) para las candidaturas de las elecciones de federación, con sus bonitas caritas y frasecitas como “todo el poder a las bases”, “educación al servicio del pueblo”, “a construir la patria socialista”, “hay que hacer la revolución”, “de la sala de clases a las filas de la revolución”, y tanta mierda rimbombante que se les pueda ocurrir.

Recapitulando: Corría el 13 de mayo del 2015, ya se habían realizado unas cuantas marchas territoriales entre JGM, la UTEM y el PEDA; y dada una planificación previa por la mafia marxista, después de terminada una marcha territorial el día miércoles, la Izquierda Autónoma, el Fel y la Une, también conocidos como la “triple entente” o “entente del mal”, se tomaron la Casa Central de la $hile.

Cabe destacar que la Casa Central ya ni siquiera es un gran edificio administrativo; esa potestad se trasladó a “Torre 15”, la cual queda en las cercanías de la Facultad de Ingeniería.

Pero la toma adquiere, por cierto, un valor simbólico.

A los pocos días de ocurrida la toma, la “entente del mal” confesó que la toma no fue “espontánea”, y que se realizó para “dinamizar las movilizaciones”. Claro, ni que fuéramos weones pa’ creer que se les paró la raja y se tomaron lo primero que vieron; el estructurado y cuadrado pensamiento marxista no da cabida a un actuar libre y sin ataduras.

Las y los anarquistas, como hace eones, se encargaron de la cocina de la toma; con muchxs otrxs cabrxs de base, marxistas y no marxistas, con los que confluimos en nuestro odio a las políticas de partidos leninistas y está demás decir, las políticas burguesas de la universidad.

La cocina, evidentemente, no era lugar de disputa; toda la basura roja estaba en la pelea por ser coordinador/a de toma, por ser parte de la comisión de no se que chucha, comisión de documentos, y cuanta mierda más. Lxs cabrxs más de base, entre quienes se encuentran marxistas, anarquistas, y mayoritariamente cabrxs sin definición ideológica, nos ocupábamos de la limpieza y la cocina.

COCHINA

Y pasaron los días, y creció el odio: Qué se creen estos weones, la vanguardia marxista, de tomarse Casa Central sin siquiera hacer votaciones; a nosotrxs nadie nos mete el dedo en la boca, estos weones quieren posicionarse, al ratito van a querer bajarla. Y llegaban ellxs, la “entente del mal”, a ensuciar con sus hamburguesas del mcdonald y cafés del starbucks. Llegaban en la noche pa’ la asamblea de toma, pa’ pasarnos la máquina, y en la mañanita se iban desayunadxs lxs culiaxs.

Pero ahí estábamos, transmitiendo esa mirada resentida, ese ¡Barre tu mierda cochino culiao! ¿O vení a puro reventar la asamblea?, en el que siempre estaba amasando el pan, en el profesional del arroz, en el maestro de la carne de soya, en el estratega, carpintero, maestro chasquilla, weno pa agarrar a chuchás, ese anarco que es tan capo en política y la vida misma que le decían “Malatesta”.  El Malatesta despertaba a todxs lxs weones flojxs a las 8 de la mañana, gritando “¡Levántense flojos culiaos! ¡Aquí está el desayuno!    ¡A la toma se viene a trabajar!” Está demás decir que queríamos abolir el trabajo, pero entre chuchá y chuchá se nos sale tal impío insulto.

Y bueno, cuento corto, las juventudes del gobierno y la “entente del mal”, que no son igual pero son lo mismo, se fueron a las dos semanas de toma. No aguantaban estar lejos de sus mansiones, alejados de sus lujos, sus autos, su nana que les hacía el desayuno, sus bistec de lomo porque en la toma se comía vegano, su ducha calientita todos los días.          Por sobre todo no soportaban ese enorme odio que le transmitíamos; a tal punto que la Vale Saavedra, burguesa y dirigenta de la entente, no se atrevía a entrar a la cocina ni siquiera pa’ servirse un tecito.

Pero el anarquismo no es solo odio, como sabrán nuestres compañeres. Todos los días echábamos la talla mientras limpiábamos los wáteres; y rayábamos la cochina (cocina) con frases de Clastres. Experimentábamos con las más variadas recetas veganas, aprendíamos a punta de apoyo mutuo y autogestión: Unxs enseñaban a hacer pancito amasado al resto, otrxs enseñaban a hacer kuchen, pizzas, porotos, etc. De vez en cuando se aparecían lxs trotskxs, lxs marxistas mirachxs; pero todas y todos sabíamos que la cochina era territorio anarquista, territorio de las bases de verdad, sin militancia política, y con sus famosos rayados como “El único autónomo que ilumina es el que arde”, “la pasión por la destrucción es también una pasión creadora”, “sin dios ni fech”, “awante don clota”, “la cochina antifascista antipatriarcal y anticapitalista”, “lavar la loza también es un acto revolucionario”, “muerte dolorosa al fel”, “liberen a los blastoise”; con sus famosas fotitos de Clotario Blest, con sus famosos pititos que corrían en la tarde, en la noche, a las 5 de la mañana mientras se hacía el pan amasado vegan, y tantas weás más que le contaremos a nuestrxs nietxs, cuando ganemos la guerra civil.

BLASTOISE

NI PERDON

Y pa’ seguir con la polémica, llegábamos a las asambleas a puro dejar la cagá. Ahí estaba el Malatesta, con su cucharón como báculo sagrado, tirando el palo a quien le llegara;       y el Malatesta, así como tanto anarca y anarco herrerx, carpinterx, cocinerx, barrenderx, artesanx, panaderx, maestrx chasquilla, era gente respetada. El Malatesta siempre se ponía atrás, en el trono de la asamblea, y hacía cagar a lxs autónomxs; y todxs lxs marxistas chorxs, que se les respeta y que también estaban en cochina o destapando wáteres, se hacían mierda las manos a puro aplauso; lxs muy weonxs decían “puta que es buen cuadro, es de los tuyos?” y yo les decía “¿de los míos? ¡yo no controlo a nadie!         ¡qué cuadro, marxistas culiaos!, motivao! No cuadro!”

Y al Malatesta le tenían miedo lxs cabrxs pollxs: Si te veía flojeando todo el día, o durmiendo a las 11 del día, te despertaba a punta de grito; y lxs weonxs flojxs se levantaban cagaxs de susto, corriendo, lavando, trapeando, zurciendo por una horita,   pa’ después echarse a dormir de nuevo como vacas sagradas.

Una vez, después de la tercera llamada en que no se levantaron, el Malatesta imitó el sonido de la yuta y dijo por altoparlante “A los señores estudiantes se les exige desalojar inmediatamente el recinto, o si no se procederá a desalojar”; y se levantaron cagaxs de miedo, todxs meadxs, lxs marxistas con nana.

En otra situación humorística, una anarca de antropo (obviamente de la cochina), que yo juraba era nihilista, tiró el manso palo y al final gritó en la asamblea ¡Yo no creo en nada! ¡nada! ¡nada! Menos mal me enteré, con el pasar del tiempo, que era del fan club de Clastres –una fracción de la cochina-; y que ese día se le habían salido los choros del canasto, nada más. Porque a la hora que “no creía en nada”, dejaba tirao’ el trabajo de base, y se iba a hacer una editorial nihilista, ensuciaba el baño con puras estrellas del caos, se ponía a jalar como loca, y se dedicaba a tirar mierda a lxs trabajadorxs movilizadxs por feisbuk.

(Por supuesto que el calificativo de “editorial nihilista” no se aplica a tanta cabra y cabro que levantaron su editorial, trabajan caleta, se esfuerzan por lo que creen, y no andan en la pará de “la gente es nuestra enemiga”, “vecina que se levanta a las 5 de la mañana con el carrito de sopaipillas, mueree!!!!”)

Y ahí estábamos también, tirando el rollo en la radio de la toma de Casa Central, poniendo los temas de anarkía tropical, sonhora de atakar, lira libertaria, banda bonnot, Chicho Sánchez Ferlosio, El lotino, y tanto compa más. Llegaban lxs compas que estaban agitando por la libertad de la Nataly, el Juan y el Guillermo, y les decíamos                       “aquí tiene el micrófono compa, tire el rollo no más”.

También íbamos a las marchas por lxs presxs, que se hacían al laíto, por paseo ahumada –que quede claro oe!, apoyamos a lxs presxs y a lxs trabajadorxs movilizadxs, ni nihilistas ni plataformas, ¡abajo las caricaturas!-. Después llegábamos mojadxs o con olor a lacrimógena a trabajar a la toma, a amasar el pan, y secábamos la ropa encima de la olla de arroz; porque puta se comía como 4 veces al día en la toma, y en las marchas de los jueves –esas de la asquerosa Confacha- bajábamos todos esos kilos corriendo cuadras y cuadras cuando el pikete o el zorrillo andaba detrás de nosotrxs.                                           O agarrando los cologües para hacer “gimnasia revolucionaria”.

Pero en toda historia de amor, como teleserie turca, se cuela la cizaña, la maldad, la Quintrala, el Pedro de Valdivia, los Luchsinger Mackay, el Marcel Claude, el Güatón Dávalos, el lado oscuro de la fuerza; yo a toda esa maldad del mundo le llamo FEL, Izquierda Autónoma, UNE, Juventudes del Gobierno: Mierda, mierda y más mierda!

Pasaron las semanas y esta manga de weones no se pudieron posicionar. La toma fue tomada por las bases, lxs anarcxs y lxs marxistas chorizxs que, como dije anteriormente, tienen mis respetos. Se fue todo el mierdal pero quedó un representante de la entente, Pablo Pinto, con su carita simpática, su camisita de oro, sus lentes de ochocientas lucas, su I Phone 7, y sus salidas al Picola Italia, porque no le gustaba la comida de la toma.            Y como esta mafia sabe hacerla, quedó como “coordinador de toma” junto con una del FEL y otro más de la Izquierda Aristocrática.

Al ratito empezaron a pegarnos la puñalá por la espalda: Primero, diciendo que en la toma estaba la cagá, que así no se podía seguir, que pararan con la violencia, que no se que, puro chamullo. Después, esta misma discusión la bajaron a sus asambleas, como en Ingeniería, Derecho, Filosofía, Ciencias Sociales y tanta mierda académica más. Acto seguido, la así llamada “ultra”, con poquitxs anarquistas –en realidad, nosotrxs muchas veces andamos por las nubes y nos olvidamos de la coyuntura, típico anarquista- en una fría mañana del 17 de Junio, se tomaron torre 15, el verdadero edificio administrativo de la $hile; mientras el Vivaldi –rector de la universidad- andaba en su viaje por Europa, con la matamapuches Bachelet y la dirigenta burocrática de la CUT, Bárbara Figueroa; faltaba el puro Jovino Novoa y el Gajardo del Colegio de Profes pa’ completar el cuadro del fascismo.

Bueno, se tomaron Torre 15, el pleno Fech no apoyó, la entente del mal llamó a aplicar “toda la rigurosidad de la ley” y afuerita de la toma, la Izquierda Aristocrática, con las JJCC, estaban amenazando con llamar a lxs pacxs si no desalojaban; al ratito llegaron lxs pacxs y lxs cabrxs –en todo caso yo estaba en la comodidad de mi hogar mientras sucedía esto, tomándome unas vacaciones de 2 días- decidieron bajarse pa’ no ser masacrados por la fuerza policial del gobierno y de Gabriel Boric, hay que recalcarlo, si lxs subalternxs de este saco e’ wea están trabajando pa’ la fuerza militar del Estado, y también trabajan de columnistas en el Mercurio.

JJCC

Y así seguían, el FEL –que este año va a inscribir su partido en el registro electoral, se llamará “Izquierda Libertaria”, pa’ que estén atentxs y les hagan cagar su propaganda-, la IA, la UNE, las Juventudes del Gobierno, acumulando el odio de nosotras y nosotros: Las bases, sin partido político, sin colectivo, pero articulándonos cuando era necesario. Con todas las fuerzas, con todo el Newen, con todas las ollas, las cucharas de palo, las sopaipillas, la carne de soya, los panes amasados, los traperos, el cloro y las banderas negras. Y con los coligües y las bayas papales cuando era necesario.

La tensión iba en aumento, día a día, con la vena hinchándose en la frente.                          En un pleno Fech convocado el día 23 de Junio, con menos de 8 horas de anticipación y en medio de una marcha –para que no se discutiera en los respectivos espacios-, se firmó y aprobó la carta de respuesta del rector, no sin un alegato enorme de muchos centros de estudiantes y delegadxs al pleno presentes, dado que se votó antes de discutir la carta misma emanada del rector.

La carta del rector prometía cosas que, por supuesto, nunca iba a cumplir; y por otro lado, en dicho documento aparecía explícitamente que el primer paso para empezar la negociación en serio sería la bajada de la toma de casa central. Este documento solo fue aprobado por la mesa ejecutiva de la Fech, algunos CCEE y algunos Consejeros de Facultad; donde el FEl, la Izquierda Autónoma, Juventudes Socialistas, Juventudes Comunistas y la UDI lo firmaron sin ningún descaro.

Tampoco olvidemos que Pablo Pinto, conocido burócrata de la Izquierda Amarilla, y coordinador de la toma, entregó una carta al pleno el mismo día 23 sin consultarle a la asamblea de toma, en que decía que estaba la cagá en la toma, que estaba descontrolada, que no habían actividades. Siendo que la toma lo que más tenía eran actividades: desde la coordinadora lesbianízate aborta shile, que realizó un sábado completito actividades en los patios de la Casa Central, hasta asambleas de trabajadores del Transantiago, asambleas de estudiantes de otras universidades como lxs desalojadxs de la Alberto Hurtado; y estudiantes secundarios, como los del Cervantes, Nacional, etc. Todas las tardes daban los mejores clásicos del cine, y muchas veces poníamos afuera los proyectores para dar películas, documentales, etc. Hasta una actividad de la FEMAE se desarrolló en la toma. Pero por supuesto, para Pablo Pinto, representante de la entente del mal, todo esto era equivalente a nada: Ya estaba cachando que no podría utilizar la toma para candidatearse a senador haciendo un pacto con la Nueva Mayoría, el OCL –quiero decir el FEL- y el PRO; que a estas alturas, son la misma mierda.

Pero la vida me ha enseñado a no ser tan weón. Los hechos que se concatenaron a posteriori (aaaah me las dí de pituco) son bastante más turbios y macabros que los recién expresados. Por eso les pido “calmación”, como diría mi amigo el choro willi, porque la segunda patita de estas crónicas, también llamadas “Glosas Marginales”, llegarán en unos días más. En dichas Glosas se contará el intento de desalojo de la Central Telefónica de la CNT –digo, la Casa Central- por parte del bloque estalinista, específicamente las juventudes del gobierno y la Izquierda Arisofacha. También se contarán otros cawines y momentos humorísticos que buscan, por sobre todo, dinamizar las discusiones.

Para finalizar, quiero llamar a lxs compas de la región shilensis y de otras regiones a no desentenderse del movimiento social en su amplio sentido, y los tintes radicales y antiestatales que pueden adquirir con nuestro empuje. Se que defender dicha postura significaría escribir otro laaargo artículo que nadie leerá, pero este no es el espacio pa’ darse tales lujos. Así que atentxs a lxs medios de contra-información para seguir desinformándose y tomando posición, y no se haga el/la weón/a! Si una compañera trans está luchando por la ley de identidad de género, un profe luchando contra la ley de carrera docente, una feminista por un aborto libre, gratuito y seguro, o una vecina del cajón del Maipo está marchando en contra de la Hidroeléctrica Alto Maipo, APOYE! Y déjese de esos discursos vacíos y “radicales” como “me cago en todo” ,“todxs son reformistas” ,“yo soy perfectx” ,“la gente también es nuestra enemiga” ¡Exorcícese, Lávese el hocico con Sapolio, Organícese con sus afines, y lea el Anárquico, el Cangalla, el Acracia, el Volver a la Tierra y el Anticapital!                                             

¡La Avispá es gratis! ¡La Revolución está a la vuelta de la esquina!

SIN DIOS NI FEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s